que el fin del mundo nos pille asando...